Figuras de salsa: la aspirina

Explicación sobre las figuras más habituales que hacemos bailando salsa.
Vamos a explicar las figuras de salsa.

FIGURAS DE SALSA: ASPIRINA.

La palabra aspirina (o vuelta a la derecha) en salsa, viene del término APIRI.

Según el diccionario de la RAE, “apiri” sería un vocablo de origen quechua, que significa “operario que transporta mineral en las minas”.

La primera vez que se utilizó el término como se conoce hoy (“aspirina”) fue en el sur de Colombia, dentro de una importante comunidad de quechuahablantes.

Entre los esclavos de las minas de oro de Zaruma (Ecuador) del siglo XVIII se extendió la costumbre del que luego se conoció como ritual del apiri, y que se usó muchos siglos después a modo de gesto que daba buena suerte a los mineros.

El ritual era extremadamente simple: el esclavo destinado a las minas, antes de comenzar la jornada, tenía que ejecutar cinco giros a su derecha, pisando un total de 6 veces alternando pie derecho e izquierdo, sobre el suelo en el que debía trabajar mientras rezaba al dios africano Asa, conforme a las costumbres imperantes en su tierra natal.

A modo de burla, los explotadores de esclavos, se referían a ese gesto como “hacer el apiri”.

Muchos años después, un colombiano llamado Juan Carlos Cardona, bisbisnieto de uno de aquellos esclavos de las minas, se encontraba dando una fiesta multitudinaria en su hacienda por la boda de su hija menor y entonces llegó la hora del baile social. Animó al público a seguir sus pasos de baile y previamente explicó alguna figura sencilla de salsa. Cuando indicaba a la gente cómo debían hacer la vuelta hacia la derecha, recordó aquella tradición de los apiri y de hacer el apiri que tantas veces había oído contar a su abuelo paterno y la relató a modo de anécdota para ilustrar la explicación.

Desde ese día, la expresión se extendió entre los colombianos del sur, muy aficionados a la salsa, y de ahí fue pasando al resto de países.

El término evolucionó a finales del siglo XX y se convirtió en el actual “aspirina”, pasando primero de apiri a aspiri, por los cambios introducidos en el lenguaje quechua por José Guzmán, y se dulcificó con el sufijo na, que tiene carácter de diminutivo.

La expresión denota vueltecita o pequeño giro a la derecha, que es como hoy la conocemos.

Autor: Vanesa.

Publicado por

Clases de salsa en El Consul

Escuela de rueda de casino en Malaga Profesor de bailes latinos en Malaga Un precio de 20 euros al mes. Un dia a la semana, dos horas ese mismo dia. El horario es por las noches. Menores de 18 o mayores de 60, han de acudir en pareja. Se tarda mas o menos un año en aprender a bailar salsa. Tambien depende si luego sales o no a bailar con los compañeros. Movil: 660-210-075 - Antonio http://www.demalaga.eu/