El espacio necesario para bailar salsa

No somos los unicos que bailamos salsa
¿Cuanto sitio necesitamos para bailar?

Nunca es suficiente, o al menos nunca parece serlo. Si eres novato, todo el espacio del mundo siempre será poco, y si eres de los más experimentados de la pista y te gusta lucirte, lo mismo.

Recuerdo hace años que el pícaro de la habana había un mariconcete exhibicionista que bailaba recorriendo todo el bar, desde la cabina del estropeacanciones, hasta la misma puerta. Obviamente tropezando con todo el mundo, incluso con los barriles decorativos de madera. Hasta que una noche varios novatos se pusieron de acuerdo en controlarlo con el rabillo del ojo, y pisarlo cuando se pusiera a tiro. Uno de los pisotones resultó ser mucho más efectivo de lo esperado, y “el volaera” al menos esa noche, aprendió la lección que le dieron unos humildes novatos a los que tenía hasta los webos de tanto empujón.

Bailando salsa en la pista o en una academia de baile, hemos de procurar o al menos intentar en la medida de lo posible, que todo el mundo pueda bailar, guardando las distancias y respetando el espacio y teniendo en consideración al resto de parejas.

Aunque siempre según la ley de murphy el optimista, aparecerá algún “volaera” a dar por culo.

Nuestra evolucion bailando salsa

Poco a poco vamos aprendiendo en Malaga a bailar salsa
Vamos evolucionando mientras bailamos

Parece que fue ayer cuando comenzamos a bailar, pero ya ha pasado un tiempo y lo que el primer día de clase nos pareció entre difícil e imposible, hoy lo hacemos como lo más natural del mundo. Ese primer día y primer mes incluso, que pasamos con ilusión y alegría, hoy hasta lo echamos de menos, cuando estamos haciendo cosas cada vez más complicadas pero que si lo analizamos, es lo mismo pero de otra forma: al paseo o cross le añadimos una vuelta hacia la izquierda o hacia la derecha, y el enchufla y las aspirinas las hacemos de un montón de formas distintas, por poner un par de ejemplos.

Hoy ya va siendo hora que veamos los primeros vídeos que en clase nos grabamos, y los comparemos con los que esta misma semana hemos grabado. Esa diferencia, es lo que hemos aprendido.

___

Nota: Al paseo o cross hay desanimadores salseros en los bares e incluso en cursos de salsa, que lo llaman “dile que no” cuando el “dile que no” es otra cosa, aunque espero algún día aprendan a llamarlo por su nombre correcto.

O no, que como diría fabrita la tontita: “que se jodan”